Instalaciones

Instalaciones de Primer Nivel

Pensamos en los residentes

En un sitio seguro, tranquilo, en contacto con la naturaleza, hemos creado un lugar de amigos, de ambiente familiar, una opción de bienestar total.

Actividades con los residentes

Comodidades para el
adulto mayor y la familia

    Nuestro hogar surgió como un emprendimiento familiar, queríamos brindarles a los adultos mayores toda la atención y el amor desde el corazón, nuestro objetivo principal es brindar una atención humanizada, buscamos un equipo con vocación de servicio, también ponemos énfasis en el cuidado de los ambientes que llenan a este hogar de alegría. La atención a la persona, diferenciada e individualizada, amor y respeto hacia el adulto mayor, marcan la diferencia de nuestra dedicación a promover la mejor calidad de vida. Aquí en nuestro hogar compartimos momentos con la consigna del BUEN VIVIR. [leer más]

  • Médico en dirección técnica
  • Personal de enfermería
  • Personal de administración
  • Ambientes con iluminación natural
  • Habitación privada con baño compartido
  • Espacios verdes
  • Servicio de cadetería
  • Talleres de actividades de estimulación cognitiva
  • Atención estética (peluquería, etc.)
  • Fisioterapia, Odontología y Podología
  • Música
  • Actividades lúdicas (bingo, juegos de cartas, etc.)
  • Fiestas temáticas y cumpleaños
  • TV cable
  • WiFi
  • Cocinera propia
  • Pan casero y torta todos los días
  • Dietas variadas
  • Cocina sin sal bien sazonada
  • Nos adaptamos a las necesidades y gustos particulares
  • 15 camas
  • Habitaciones individuales y compratidas
  • Espacio al aire libre
  • Circuito cerrado de videovigilancia

    La idea de tener un hogar de adultos mayores surgió hace muchos años, cuando trabajaba de enfermera en diferentes instituciones de nuestro país y veía la afinidad con ello, sentía ese amor y esas ganas de protegerlos, de cobijarlos.
    A mí siempre me habían gustado las personas mayores, tenía buena sintonía con ellos. Con los años logramos junto a mi familia abrir nuestro primer residencial. Sabíamos que el trabajo era mucho pero el amor ayudo al riesgo. Después de algunos años de tener nuestro primer hogar de adultos mayores decidimos que era hora de poder brindarle a otros abuelos de otros lugares y otro barrio la posibilidad de un excelente servicio en atención y cuidados humanizados. sí que empezamos a construir el nuevo sueño. Para ello contamos con la ayuda experimentada de Elizabeth BALES, la actual encargada, que, junto a mí, enfermera Claudia HERNANDEZ CARABAJAL como directora y el Dr. German FORNOS como el director técnico llevamos adelante este gran sueño de ayudar a los que nos necesitan.
    Con la experiencia, mi ilusión y el esfuerzo de todos lo conseguimos. Nos costó mucho tiempo y más trabajo, pero el resultado fue increíble. Una casa hermosa, en una planta en medio de la ciudad de Montevideo, que cuenta con un bello patio rodeado de plantas y árboles frutales para poder disfrutar del aire libre. Además, cada espacio está diseñado para brindarles el mayor confort a los residentes y familiares de los mismos.
    Me siento tan orgullosa, jamás pensé poder llevar adelante el segundo hogar tan bien como el primero. Este trabajo es tan hermoso y gratificante, aunque a veces es muy duro también.
    La misión de nuestro Hogar para adultos mayores TATA LUIS Y DOÑA LOLA Cordón, es promover la mejora continua en los cuidados individualizados y humanizados a los adultos mayores que vivan en esta casa, contribuyendo, desde nuestro compromiso ético a que la calidad de vida de nuestros mayores sea lo mejor posible, no solo atendiendo sus necesidades básicas, sino darles herramientas para que se desarrollen en todo lo posible y dándoles la oportunidad para que puedan seguir creciendo, aportando a la sociedad y disfrutar de esta nueva etapa con amigos y familia. Además, queremos que las familias que nos confían el cuidado de sus familiares, puedan sentirse tranquilas y felices por saber que sus seres queridos están en las mejores manos.
    Queremos que conforme vaya pasando el tiempo y miremos hacia atrás comprobemos que somos mejores, que hemos sido capaces de encontrar nuestras debilidades y las hemos abordado mejorándolas. Queremos llegar a ser un centro con personalidad propia, con energía, que destaque de su competencia por brindar un lugar diferente. Donde dar momentos de felicidad a los residentes, familiares y colaboradores. Somos una gran familia, nos hace familia el compartir, el cariño y el respeto mutuo con el que vivimos el día a día.
    Queremos que todos los que trabajamos en este hogar sientan el orgullo y el compromiso del trabajo diario de calidad y de pertenecer a este equipo que busca cada día ser mejores.

    Para nosotros la buena alimentación no significa sacrificar el sabor. Ofrecemos comidas muy variadas y balanceadas con las que ALIMENTAMOS EL ALMA. [leer más]

  • Pan casero y torta todos los días
  • Dietas variadas
  • Cocina sin sal bien sazonada
  • Nos adaptamos a las necesidades y gustos particulares
  • Baños adaptados para discapacitados
  • Circuito cerrado de videovigilancia
  • Alojamiento permanente y temporal.
  • Cuatro comidas y colaciones, en régimen balanceado
  • Calefacción y Aire acondicionado.
  • Servicio de lavandería.
  • Ropa blanca.
  • Coordinación de consultas médicas.
  • Solicitud telefónica de medicamentos.
  • WI-FI.
  • Con la colaboración de profesionales en diversas áreas, diseñamos un calendario de actividades con el fin de mejorar la calidad de vida, incentivar la autonomía y el desarrollo cognitivo y motriz, además de promover el intercambio interpersonal.
  • Taller de manualidades.
  • Actividades lúdicas.
  • Tango terapia.
  • Talleres y espectáculos musicales.
  • Fiestas de cumpleaños personalizadas
  • Gimnasia.
  • Pintura.
  • Psicóloga.
  • Paseos.
  • Somos una familia, algunos viven aquí y otros afuera, pero el amor y el cariño nos hacen FAMILIA.
    Tata Luis era mi abuelo del corazón, quien marcó mi vida con amor y me inspiró a seguir cuidando adultos mayores con la misma atención y cariño que tenía con él. Doña Lola fue nuestro primer residente y marcó nuestra experiencia y nos dio las bases de los excelentes cuidados que conservamos desde el primer día, logrando una gran amistad con su hija, que hasta hoy sigue apoyando nuestro trabajo. El nombre del residencial es un homenaje a ellos, que siempre nos recuerda por qué decidimos seguir este camino de cuidar a nuestros abuelos con el corazón y con mucho amor.
    NO ES LO QUE TIENES, SINO COMO USAS LO QUE TIENES, LO QUE MARCA LA DIFERENCIA.
    [leer menos]